La importancia de los hábitos en los bebés y niños

0 comentarios

Basta con mirar 2 minutos Instagram y podemos ver bebés sonrientes tomando un agradable baño.  Fotos de peqeñitos durmiendo como angelitos o de esos traviesos comiendo fruta y verdura sonrientemente. Cuando vemos esto por todos lados parece facilísimo y muy divertido.  Por supuesto, sabemos que la realidad no es así para la mayoría de los bebés y niños. 

Dormir a un bebé puede tomar varios minutos o hasta horas.  El momento de la comida, del baño, hasta del juego , puede ser una maravilla o una tortura. Sin embargo hay formas de facilitarle la vida a tu bebé (y a tí por supuesto) aprovechando la utilidad de los hábitos en nuestra vida. 

Un hábito es (según la real academia de la lengua española): modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias intuitivas. Un hábito entonces es algo que hacemos automáticamente.  Es la forma que tiene nuestro cerebro de poder realizar ciertas acciones sin necesidad de hacer una análisis cada vez. 

El cerebro de nuestros bebés también funciona con hábitos.   La diferencia entre un bebé o niño y un adulto es que el bebé aun no ha formado ningún hábito cuando nade.  Pues no ha repetido una acción de forma automática. Cuando nacemos, somos completamente intuitivos.  Si nos da hambre, lloramos.  Si estamos incómodos, lloramos. Si tenemos sueño, lloramos. 

Con el pasar del tiempo ( y con las rutinas) nuestro cerebro empieza a relacionar ciertos momentos o ciertas circunstancias con alguna acción a realizar. Así como los hábitos pueden ayudarnos a tener prácticas saludables, también pueden afectarnos con acciones que vayan en contra de nuestro bienestar. Nuestro cerebro no identifica entre un "buen" o un "mal" hábito.

Es por esto que si ayudamos a nuestros bebés a crear hábitos desde muy pequeños, no solo estaremos haciendo más fácil nuestra vida, pero les estaremos dando una ayuda para que después no tengan que pelear contra su fuerza de voluntad.

¿Cómo crear un hábito en mi bebé?

El Dr BJ Fogg, director del laboratorio de diseño de comportamiento de la Universidad de Stanford, resumió la creación de un hábito como:

C=MHD Comportamiento = Motivación*Habilidad*Disparador

Para que un comportamiento (el hábito que queremos crear) se realice, debemos tener una motivación para hacerlo. Ya sea que queramos empezar a comer mejor o a leer diariamente, si nuestra motivación para hacer esto no es lo suficientemente fuerte, será muy difícil realizarlo. Con nuestros bebés no es diferente. Ellos requieren una motivación, tal vez muy diferente a la nuestra.

Por eso tenemos que crear un ambiente en donde nuestro bebé sienta que está "ganando" algo al empezar una acción, o un hábito que queremos que ellos creen. Esto no tiene que ser un premio ni un regalo. Puede ser una caricia, un abrazo o un momento agradable.

La habilidad para realizar una acción es la facilidad con lo que lo hagamos. Qué tan fácil es hacerla o cuántos pasos me lleva?. En muchos casos este factor es el más importante y el menos tenido en cuenta por muchas personas.

Al momento de crear un hábito, es vital lograr que sea fácil de hacer. Para eso debemos ajustar el ambiente para que así sea.

Cuando queremos que nuestros hijos creen algún hábito, es fundamental que el ambiente se los facilite. Tener la cuna/cama lista para que se duerman a tiempo, no tenerles distracciones para la acción, tener todo listo.

El disparador, es ese momento o circunstancia que hará que nuestro cerebro sepa que tiene que realizar la acción. Este disparador puede ser algo fijo, como una hora del día u otro momento, por ejemplo, justo después de bañarse. En cualquiera de los casos, lo que se busca es que nuestro cerebro asocie dicho disparador con la acción a realizar.

La fórmula para crearle hábitos a tu bebé:

Entendiendo los tres factores principales para crear un hábito, es hora de crearle algunos a nuestros bebés.

  1. Para empezar, pensemos que esa acción que queremos que realice el bebé, debe estar asociada a algún sentimiento positivo, es decir, debe tener algún tipo de recompensa. No puede ser como un castigo para el bebé.
  2. Lo segundo a tener en cuenta es hacer que sea fácil de realizar. Tener todo a mano, no estar a última hora buscando las cosas u organizando.
  3. Por último, debe hacerse siempre en el mismo momento. Ya sea a la misma hora, o justo después de algo que suceda periódicamente.

En conclusión

Cuales hábitos son buenos o malos, es algo que cada persona, o cada padre de familia debe definir. Sin embargo, crearle hábitos a los bebés es facilitarle la vida para cuando crezcan, así disminuirán la cantidad de decisiones a tomar y podrán utilizar su capacidad cerebral para labores más importantes.

Empieza con pequeñas cosas, un mini-hábito y a partir de ahí ve construyendo acciones mucho más elaboradas. Acuérdate que nosotros construimos nuestros hábitos y después nuestros hábitos nos construyen a nosotros.

 

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios en nuestro blog son moderados antes de ser publicados
Tu suscripción ha sido exitosa, pronto recibirás nuestro email de Bienvenida!
This email has been registered